La vida en mil y una historias.

El avance imparable de la vida y lo que hacemos para correr con ella nos transforma día a día en seres llenos de misterios, vivencias, miedos, alegrías y afectos, en historias que nos marcan y recuerdan que el tiempo no se detiene ante nada. Somos nosotros los que quizás podemos poner un alto, cada tanto, para hacer alguna introspección de lo que hemos hecho hasta ese momento. Pueda que un buen día nos miremos al espejo para observarnos y sorprendernos de nuestras propias historias y elaborar listados de lo que hemos ido logrando, explorando y viviendo. Las historias personales son las que más trascienden pues nos las llevamos a donde vayamos. Pueda que a veces no tengamos tiempo para detenernos y ver nuestros cambios, pero nuestros rostros, manos, cabellos, movimientos, tonos de voz se irán transformando de tal forma que nos revelen que el tiempo realmente ha pasado, sin opción a volver ni retroceder. ¿Qué contarán nuestras manos de nosotros?, ¿qué dirán nuestros rostros?, ¿nuestras miradas?

Una pareja decidió experimentar la posibilidad de verse, con los ojos de hoy, cómo podrían lucir cuando tuviesen, 50, 70 y 90 años. Una manera emocionante de contemplar y de sentir que cada etapa corresponde a un cúmulo de historias imposibles de borrar. He aquí el video de este experimento de transformación.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s